Filariosis (Enfermedad del gusano del corazón)

Publicado por en May 31, 2011 en blog, Parásitos, Profilaxis | 0 cometarios

DIROFILARIASIS (ENFERMEDAD DEL GUSANO DEL CORAZON)

Esta enfermedad ha sido una gran “desconocida” en Mallorca; hasta los últimos meses, prácticamente no se ha buscado ni se ha realizado prevención de ningún tipo, puesto que se nos consideraba “libres” de su presencia. En estos dos años que llevamos en La Ribera Veterinaris hemos detectado ya 4 casos y consideramos importante darla a conocer, explicar un poco en qué consiste y cómo se puede prevenir esta enfermedad, también transmitida por la picadura de un mosquito.

    Microfilaria hallada de forma accidental en una punción de ganglio poplíteo por sospecha de Leishmania


CICLO VITAL


Un mosquito común (Anopheles, Culex, Aedes) ingiere las microfilarias (L1) a partir de un hospedador infectado. L1 debe mudar 2 veces dentro del mosquito para madurar (2-3semanas), para ello además necesita que las condiciones ambientales sean apropiadas (17,5ºC durante un mes). Las larvas infecciosas (L3) ingresan en el nuevo hospedador cuando el mosquito pica de nuevo para alimentarse. L3 viajan por el tejido subcutáneo y van mudando hacia L4 y L5 (30-60días). Los gusanos jóvenes ingresan en el torrente circulatorio unos 100días después de la inoculación, migrando preferentemente hacia las arterias pulmonares. Han de transcurrir unos 5 ó 6 meses para que la infección se vuelva patente y las hembras grávidas liberen microfilarias y el ciclo pueda comenzar de nuevo cuando un nuevo mosquito las ingiere a través de picadura.


CLASIFICACIÓN Y ESTADIOS 

Clínicamente los perros afectados se pueden clasificar de la siguiente manera: 

1. ASINTOMÁTICO: La infección es evidente pero no hay signos de enfermedad

2. SIGNOS RESPIRATORIOS: Tos, taquipnea con ejercicio (asociados a neumonitis o fibrosis pulmonar inducida por Filaria)

3. COR PULMONALE: Evidencia radiográfica de enfermedad vascular y pulmonar significativa. Capacidad para el ejercicio limitada y posibilidad de colapso o síncope.

4. FALLO CARDÍACO CONGESTIVO: Complicación del estadio anterior que afecta a corazón derecho (cor pulmonale, hipertensión pulmonar, enfermedad vascular y pulmonar severa).

5. SINDROME DE LA VENA CAVA: Síndrome agudo asociado a gran parasitación, hipertensión pulmonar severa y disfunción del VD con regurgitación tricúspide: congestión hepática y hemólisis intravascular con hemoglobinuria.

6. Clasificación de la gravedad según la FDA:

CLASE
SIGNOS CLINICOS
SIGNOS RADIOGRAFICOS
ANORMALIDADES ANALITICAS
LEVE
Ninguno o tos ocasional. Fatiga al ejercicio y leve pérdida de condición corporal
Ninguno
Ninguna
MODERADO
Ninguno o tos ocasional. Fatiga al ejercicio. Leve o moderada pérdida de C.C.
Aumento ventricular derecho y/o leve aumento pulmonar, +- opacidades  alveolar-intersticiales perivasculares y mixtas
Ligera anemia (PVC 20%-30%)
Con o sin proteinuria
SEVERO
Pérdida general de C.C o caquexia. Intolerancia al ejercicio. Tos ocasional o persistente. Disnea o fallo cardíaco derecho
Aumento del VD y AD. Aumento moderado/severo de arteria pulmonar. Opacidades alveolar-intersticiales perivasculares y mixtas.
Anemia (PVC<30%)
Proteinuria
MUY SEVERO
Síndrome de la Vena Cava




























DIAGNÓSTICO

Cuando se sospecha de la presencia de Dirofilaria immitis, la primera prueba a realizar es tan sencilla como extraer una muestra de sangre y OBSERVAR UNA GOTA DIRECTAMENTE AL MICROSCOPIO. En caso positivo, veremos las microfilarias moverse en la muestra, como se aprecia en este vídeo: 

En caso de detectar la presencia de microfilarias en la gota de sangre, el protocolo de diagnóstico es el siguiente:

1. Identificación de la especie de Filaria: existen muchos tipos de Filaria y no todas dan los mismos síntomas ni requieren el mismo tratamiento, es por esto que es importante saber ante cuál nos encontramos. Para ello, se debe realizar una INMUNOCROMATOGRAFÍA para la detección cualitativa de antígeno de D. immitis (se realiza en la misma clínica, con resultados en pocos minutos) , en caso de que esta prueba sea negativa realizaremos una TINCIÓN DE FOSFATASA ÁCIDA para determinar qué tipos de larvas están circulando (L1: significa que un adulto se está reproduciendo. L3-L6: son las inoculadas por un mosquito, así que la infección es más reciente) y a qué especie pertenecen (se envía a un laboratorio externo).

2. Detección de otros hemoparásitos transmitidos por vectores: hemos comprobado que en la mayoría de casos de Dirofilariasis, ésta suele ir asociada a otras enfermedades parasitarias transmitidas por insectos (mosquitos, garrapatas), por lo que es muy recomendable incluirlas en nuestro protocolo de cara al tratamiento, así que haríamos una SEROLOGÍA Y PROTEINOGRAMA DE LEISHMANIA Y EHRLICHIA.

3. Valoración del estado general del paciente: con los resultados de las analíticas previas podemos establecer una terapia apropiada, pero hemos de tener en cuenta cómo ha podido afectar la presencia del parásito a los distintos órganos del paciente, así que sería conveniente, antes de empezar a tratar, hacer un HEMOGRAMA, una BIOQUÍMICA COMPLETA y una RADIOGRAFÍA TORÁCICA, para detectar posibles complicaciones (anemia, afectación renal o hepática, cardiopatías…).

PREVENCIÓN
 Como en todas las patologías, la clave del éxito está en la prevención y en la detección temprana de la presencia del parásito.
¿Cómo evitamos la exposición?
Al ser una enfermedad transmitida por la picadura de un mosquito, todos aquellos productos REPELENTES DE MOSQUITOS nos son útiles (Citronella, Collar Scalibor(R), Advantix(R)…) pero no son infalibles. Tienen una eficacia parcial.
Por ello, a diferencia de la Leishmaniosis (la otra gran enfermedad transmitida por un mosquito) en la que aún no contamos con ninguna “vacuna” que proteja en caso de inoculación, en el caso de la Filariosis sí que existen productos con efecto “vacuna” altamente efectivos.
¿Cuáles son y cómo se administran estas “VACUNAS”?
  1. CARDOTEK (Ivermectina + Pirantel): La administración de un comprimido mensual previene no solo frente al gusano del corazón sino frente a los principales gusanos redondos intestinales. 
  2. GUARDIAN:antiparasitario inyectable indicado en la prevención de la dirofilariosis (D. immitis) y la prevención de lesiones cutáneas y dermatitis causadas por D. repens durante el periodo estacional de riesgo para la filariosis en Europa con una sola dosis al año (más información sobre Guardian en la web www.filariosis.es).
¿Cuándo empezar con la prevención?
  1. CACHORROS: Lo incluimos en la primovacunación, como última vacuna, más o menos a lo 4meses de edad, tras haber desparasitado interna y externamente y vacunado de Rabia. Se revacunará anualmente, al igual que de Rabia y Tetravalente. 
  2. ADULTOS: Lo introduciremos en las revacunaciones anuales al principio de  la temporada de riesgo (PRIMAVERA) pero previamente realizaremos un test rápido de GOTA DE SANGRE para descartar la presencia de microfilarias en sangre.

AHORA ES BUEN MOMENTO PARA EMPEZAR A PREVENIR LA FILARIOSIS. CONSULTA CON NOSOTROS ANTE CUALQUIER DUDA.


Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *